La Tremenda Corte, un clásico cubano para Latinoamérica

Source: El Nuevo Herald - Gente

Marzo 2013

Autor: Manuel C. Díaz

Leopoldo Fernández, Aníbal de Mar, Federico Piñero
Leopoldo Fernández (tercero de izquierda a derecha), luego Aníbal de Mar y por último Federico Piñero.

“¡El tremendo juez, de la tremenda corte, va a resolver un tremendo caso...!” Así comenzaba, noche a noche, uno de los programas cómicos de la radio cubana de más éxito en la historia de la radiodifusión latinoamericana.

Sí, latinoamericana. Y es que La Tremenda Corte llegó a escucharse también en varios países del continente.

El programa comenzó a transmitirse en 1942, primero a través de la RHC Cadena Azul y posteriormente a través de CMQ Radio, desde la que estuvo saliendo al aire hasta 1961, cuando fue cancelado por las autoridades revolucionarias.

Algunos de sus principales actores, como Leopoldo Fernández (José Candelario Tres Patines), Aníbal de Mar (El Tremendo Juez), Mimí Cal (Luz María Nananina), Miguel Angel Herrera (El Secretario) y Wilfredo Fernández (Perico Jovellanos y Campoflorido) debieron marchar al exilio; otros como Adolfo Otero (Rudecindo Caldeiro y Escobiña), Julito Díaz (en ocasiones reemplazaba al Secretario), y Erdwin Fernández, que interpretaba a Simplicio Bobadilla y Comejaibas, murieron en Cuba; los dos primeros en 1958, y el tercero, en 1967. De aquel grupo de actores, el único que vive es Reynaldo Miravalles, quien en el papel de Leoncio Garrotín y Rompecocos, aparecía frecuentemente en el programa.

Leer más »
Comments

¡Mamita, espanta la mula!

Source: Robustina.com

21 Febrero 2013

Autor: Emanuel Rodríguez

Mamita de Tres Patines

Una mujer gordita, bajita, pelo canoso y con vestido de flores. Sus brazos, según su hijo, son dos ramas gorditas, cada rama con 5 ramitas, que tienen yemas y tienen hojitas. Como toda buena madre aconsejaba constantemente a su hijo. “Hijito, di siempre la verdad, siempre y cuando, no te perjudique”, aconsejó alguna vez. Solo tuvo un hijo. Hijo que siempre la llamaba “mima” o “mamita”.

Por su edad avanzada, padecía algunas enfermedades. La molestaba la angina de pecho. En cierta ocasión le cayó una plancha en el pie de forma accidental. En algún momento, y para salir adelante, junto con su hijo, se dedicó a la medicina. Diagnosticaba enfermedades como la pielitis que ni los médicos más preparados podrían siquiera imaginar que existían.

Leer más »
Comments

La bola, los terminales y la charada

Fuente original: La bola, los terminales y la charada

13 Mayo 2009

Autor: Hanzo Martinez

Artículo modificado con base en el original.

El Chino de la Charada
La charada es un juego de azar representado por un asiático, en cuya cabeza trotaba un caballo, representado por el número 1. La mariposa que se le metía por la oreja derecha era el número 2, y así consecutivamente hasta llegar a la cachimba humeante en su mano izquierda, ósea, el 36 o número final.
Haz clic sobre la imagen para agrandarla.

¿Qué es la bola, los terminales y la charada?, éstos son términos y bromas relacionadas con números y juegos que muchas veces no son muy bien comprendidos.

En Cuba la “bolita” o la “bola” es más que un juego de azar, se trata de una cábala onírica y numérica. Ese juego no es más que una variante de lo que antaño se llamaba lotería nacional. También se le conoce como terminales o charada, con una que otra variación.

Básicamente son bolitas numeradas del 1 al 100, como las del Bingo, pero con la diferencia de que cada número tiene algo asociado, alguna cosa, persona o animal. A veces un mismo número tiene asociadas 2 ó 3 cosas distintas.

La cábala onírica consiste en que si alguien sueña con algo que aparece en los terminales, es una señal de que el número asociado con lo que se soñó saldrá premiado.

Cuando se le pone dinero a algún número en especial, se dice que se hace una apuntación, y los que llevan el control sobre los números que salen, o las "tiradas", es el bolitero. A la persona que toma las apuestas, se le llama apuntador (ya que es el que apunta el número que se va a jugar).

Este juego de azar es prohibido, y por lo tanto, se juega de manera clandestina. También se acostumbra jugar a la lotería en base a lo que se soñó, usando los números de la bola.

Muchas de las bromas que se hacen en La Tremenda Corte se basan en los números y las asignaciones de estos en la bola.

Leer más »
Comments

Pototo y Filomeno: Entren, que caben tres...

Autor: Editor

En medio del jolgorio armado en una fiesta de barrio, el coro repite con insistencia “Entren, que caben cien” y Héctor Lavoe responde: “cincuenta paraos, cincuenta de pie / Oye, que caben, que caben bien”. Se trata de Timbalero, éxito salsero de 1972. Treinta años antes, los músicos y humoristas cubanos Pototo y Filomeno grabaron con el grupo Melodías del 40 el tema Carta a Mamita.

Allí Poroto en su divertido y enredado lenguaje cuenta de la muerte de su tío Sinesio, quien era tan pobre que fue velado en una casa donde sólo cabía el difunto y tres personas más, por ello para ordenar la entrada y salida al velorio, Pototo desde la puerta cantaba: “entren, que caben tres” (de tres en fondo vayan pasando).

Leer más »
Comments

Relampaguicidio (Guión del episodio de radio)

Autor: Editor

A continuación podrás leer el guión del episodio de radio Relampaguicidio , es cual se transcribió a partir del audio del programa, intentando respetar todos los diálogos y expresiones de los personajes, incluso aquellas que son improvisaciones por parte de los actores. Por lo tanto reiteramos que tomes en cuenta que esta no es una reproducción del guión original de aquella época, sino una transcripción.

Leer más »
Comments

Mis respetos, señor Tres Patines

Fuente original: Suplemento Ellas - La Prensa Panamá (edición online)

15 Abril 2011

Autor: Roxana Muñoz

Tres Patines - Tape Cassette Art
Figura de Tres Patines elaborada a partir de cistas de cassette.

Me quito el sombrero y me pongo una chaqueta mal abotonada, en reverencia a José Candelario Tres Patines, interpretado por Leopoldo Fernández en radio y televisión.

He sorprendido a compañeros en La Prensa doblándose de la risa cuando a las 8:00 de la noche Sertv transmite Tres Patines. Genial.

El es un bribón imposible de no adorar. Cuando no estaba preso lo andaban buscando. Su segunda casa era La Tremenda Corte y allí iba derechito ¡a la reja!

Sus víctimas no eran nada brillantes. Le vendió a Nananina un canario que resultó ser un cangrejo pintao de amarillo, y a Angelita un loro que nunca habló porque era un murciélago.

Prometió a unos alumnos enseñarles un buen inglés y les mostraba en el aula un retrato de Winston Churchill, quien ¿sí o no? era un buen inglés.

Como defensa alegaba que todo se debía a una confusión. Cuando fue fotógrafo y en los retratos la gente salía sin cabeza, él se excusó diciendo que ellos le habían pedido que las fotos no salieran caras.

Con Rudecindo se comprometió a boxear e ir a medias en las ganancias del espectáculo. Pero solo peleó hasta el quinto asalto porque a medias significaba que él peleaba cinco asaltos y Rudensindo los otros cinco.

Cada vez que se despedía de una mujer guapa la abrazaba largamente repitiendo: “Para mí ha sido una gran satisfacción” y le deseaba próspero año nuevo aunque fuera el mes de abril. Si alguien trataba de engatusarlo gritaba: “Ta’loco, ¡qué te pasa chico!”.

Leer más »
Comments

Adivinicidio (Guión del episodio de radio)

Autor: Editor

A continuación podrás leer el guión del episodio de radio Adivinicidio, es cual se transcribió a partir del audio del programa, intentando respetar todos los diálogos y expresiones de los personajes, incluso aquellas que son improvisaciones por parte de los actores. Por lo tanto reiteramos que tomes en cuenta que esta no es una reproducción del guión original de aquella época, sino una transcripción.

Leer más »
Comments

Un adiós a Pototo

Fuente original: El Miami Herald, Miami (edición impresa)

13 Noviembre 1985

Autor: José de Córdoba (Redactor de El Miami Herald)

ESTA ES UNA REPRODUCCIÓN TEXTUAL DE LA PUBLICACIÓN ORIGINAL IMPRESA (13-NOV-1985)

La Tremenda Corte - Caricatura de Cristian Hernández
Imagen alusiva a La Tremenda Corte, realizada por el caricaturista-ilustrador Cristian Hernández (www.cristiancaricaturas.com).

Entre las lágrimas de familiares y admiradores que acudieron el martes a velar los restos del legendario comediante cubano Leopoldo Fernández, creador de los personajes de Pototo y Tres Patines, también se escucharon risas y se vieron sonrisas, al recordarse anécdotas de su vida y su carácter.

Un desfile constante de personalidades de la farándula, amigos y público pasó durante todo el día por la Funeraria Rivero, donde yace el cadáver de Fernández, quien murió el lunes a los 82 años.

El cadáver se encuentra en un féretro cerrado. Solo la familia vera sus restos. "Dijo que era el único show que no le debía al público", explicó su viuda, Vilma Carbia. "Bromeo que la gente iba a decir: 'Mira, si se ve mas saludable y con los cachetes mas rosados que nunca' ".

Leer más »
Comments

La Tremenda Corte (crónicas)

Fuente original: El Cambuche (volumen 3), Crónicas de la Facultad de Ciencias/Universidad Autónoma de San Luis Potosí, México.

5 Marzo 2008

Autor: Facultad Ciencias UASLP

Tres Patines, el criminal nato
Estampa de Piero Quijano (caricaturista e ilustrador peruano), inspirada en La Tremenda Corte (Serigrafía sobre papel).

Existe una ligera frontera entre el humorismo y la estupidez; principalmente el humorismo blanco deambula muy cerca de esta frontera. El primero es intencionado, e intenta arrancar una sonrisa y en el mejor de los casos una carcajada, ante una situación absurda. Lo segundo, lo cual es dramático, se realiza de forma natural, y tiene que ver con el estado de desarrollo de la persona o conjunto de personas.

Capulina fue bautizado como el campeón del humorismo blanco, y es un buen ejemplo de lo expuesto líneas arriba. Pero el ejemplo por excelencia lo constituye ese grupo cubano que en la década de los cincuenta popularizó La Tremenda Corte, aunque el programa se trasmite desde los cuarenta, misma que aún suele trasmitirse por radio. José Candelario Tres Patines (o tre’patine, como diría un cubano), interpretado por Leopoldo Fernández, desfilaba continuamente ante el juez, interpretado por Aníbal de Mar, acusado irremediablemente por Nananina, interpretada por Mimí Cal, o el gallego Rudecindo Caldeiro y Escobiña que se convertían en las víctimas de los abusos de Tres Patines, en casos como un billetericidio, un bombericidio, en fin, mismo que al final era sentenciado por el señor juez que dictaba la sentencia a manera de rima. Diariamente a las 6:45 de la mañana son trasmitidos programas de La Tremenda Corte en el 1340 de la amplitud modulada.

Leer más »
Comments

Un Tremendo Fenómeno

Fuente original: Periódico Hoy - República Dominicana

9 Marzo 2005

Autor: Ángela Peña

El tremendo Juez junto a ‘Tres Patines’
La Tremenda Corte, con Aníbal de Mar y Leopoldo Fernández

En casi todos los pueblos del país, Tres Patines sigue siendo como toque de queda al mediodía en casas de familia y en carros públicos y todavía la gente celebra y repite sus ocurrencias en La Tremenda Corte estafando a Rudecindo Caldeiro y Escobilla, bufeando al juez, engatusando a Nananina con sus rejuegos de palabras y retorcimientos de los hechos en beneficio propio, que al ponerlo en evidencia lo convierten a diario en reo de delito, condenado ¡a las rejas!

Pasajeros y conductores lo gozan, lo viven, lo disfrutan como si sus chistes y gracias no se gastaran tras tantos años pronunciando los mismos términos confusos, aprovechando su astucia para confundir ingenuos. Es increíble como estallan en carcajadas a la espera del invariable desenlace del juicio y del programa mandándolo invariablemente a la cárcel. Uno creció escuchando a los mayores imitándolo, cantándolo, empleando su vocablo disparatado, chusco, riéndose solos al lado del transmisor en el horario fijo de la siesta, cuando lo presentaba una fábrica de cemento. En la República era un ídolo que después llegó a través de la televisión flaco, ágil, con sus sacos de raya, su pajarita y su sombrero.

Leer más »
Comments

La Tremenda Corte y su culto a Tres Patines

Fuente original: Diario El Panamá América, Edición Online.

21 Junio 2005

Autor: Julio E. Linares Franco

Tres Patines, el criminal nato
Parte del elenco de La Tremenda Corte, vemos a Mimí Cal, Aníbal de Mar y Leopoldo Fernández, mientras actuan como parte del programa “Empiece con Bacardí” de la CMQ. Fotografía de 1950 en Manacas, Cuba.

Relato

Leopoldo Fernández ya tenía 57 años de edad cuando nací y alrededor de 62 cuando se filmaron en México los conocidos episodios de “La Tremenda Corte” que todavía disfrutamos en la televisión panameña (yo apenas arañaba los 5 años por aquellos días).

Y es que desde que tengo uso de razón, recuerdo que llegando del bus de la escuela me iba directamente a la televisión a ver "La Tremenda Corte". Y con tal de ver este programa, me proponía a sacar siempre buenas notas.

Fernández nace en Jagüey, Cuba, un 26 de diciembre de 1904, y entre sus múltiples labores iniciales tuvo las de repartidor de pan, telegrafista y tabaquero. Forma con allegados y amigos una compañía teatral en 1926. Entre múltiples giras dentro de Cuba, conoce a Mimí Cal, la Nanina radial de La Tremenda Corte, con quien compartiría 16 años de intimidad.

Leer más »
Comments