La Tremenda Corte, un clásico cubano para Latinoamérica

Source: El Nuevo Herald - Gente

Marzo 2013

Autor: Manuel C. Díaz

Leopoldo Fernández, Aníbal de Mar, Federico Piñero
Leopoldo Fernández (tercero de izquierda a derecha), luego Aníbal de Mar y por último Federico Piñero.

“¡El tremendo juez, de la tremenda corte, va a resolver un tremendo caso...!” Así comenzaba, noche a noche, uno de los programas cómicos de la radio cubana de más éxito en la historia de la radiodifusión latinoamericana.

Sí, latinoamericana. Y es que La Tremenda Corte llegó a escucharse también en varios países del continente.

El programa comenzó a transmitirse en 1942, primero a través de la RHC Cadena Azul y posteriormente a través de CMQ Radio, desde la que estuvo saliendo al aire hasta 1961, cuando fue cancelado por las autoridades revolucionarias.

Algunos de sus principales actores, como Leopoldo Fernández (José Candelario Tres Patines), Aníbal de Mar (El Tremendo Juez), Mimí Cal (Luz María Nananina), Miguel Angel Herrera (El Secretario) y Wilfredo Fernández (Perico Jovellanos y Campoflorido) debieron marchar al exilio; otros como Adolfo Otero (Rudecindo Caldeiro y Escobiña), Julito Díaz (en ocasiones reemplazaba al Secretario), y Erdwin Fernández, que interpretaba a Simplicio Bobadilla y Comejaibas, murieron en Cuba; los dos primeros en 1958, y el tercero, en 1967. De aquel grupo de actores, el único que vive es Reynaldo Miravalles, quien en el papel de Leoncio Garrotín y Rompecocos, aparecía frecuentemente en el programa.

Leer más »
Comments

¡Mamita, espanta la mula!

Source: Robustina.com

21 Febrero 2013

Autor: Emanuel Rodríguez

Mamita de Tres Patines

Una mujer gordita, bajita, pelo canoso y con vestido de flores. Sus brazos, según su hijo, son dos ramas gorditas, cada rama con 5 ramitas, que tienen yemas y tienen hojitas. Como toda buena madre aconsejaba constantemente a su hijo. “Hijito, di siempre la verdad, siempre y cuando, no te perjudique”, aconsejó alguna vez. Solo tuvo un hijo. Hijo que siempre la llamaba “mima” o “mamita”.

Por su edad avanzada, padecía algunas enfermedades. La molestaba la angina de pecho. En cierta ocasión le cayó una plancha en el pie de forma accidental. En algún momento, y para salir adelante, junto con su hijo, se dedicó a la medicina. Diagnosticaba enfermedades como la pielitis que ni los médicos más preparados podrían siquiera imaginar que existían.

Leer más »
Comments

La bola, los terminales y la charada

Fuente original: La bola, los terminales y la charada

13 Mayo 2009

Autor: Hanzo Martinez

Artículo modificado con base en el original.

El Chino de la Charada
La charada es un juego de azar representado por un asiático, en cuya cabeza trotaba un caballo, representado por el número 1. La mariposa que se le metía por la oreja derecha era el número 2, y así consecutivamente hasta llegar a la cachimba humeante en su mano izquierda, ósea, el 36 o número final.
Haz clic sobre la imagen para agrandarla.

¿Qué es la bola, los terminales y la charada?, éstos son términos y bromas relacionadas con números y juegos que muchas veces no son muy bien comprendidos.

En Cuba la “bolita” o la “bola” es más que un juego de azar, se trata de una cábala onírica y numérica. Ese juego no es más que una variante de lo que antaño se llamaba lotería nacional. También se le conoce como terminales o charada, con una que otra variación.

Básicamente son bolitas numeradas del 1 al 100, como las del Bingo, pero con la diferencia de que cada número tiene algo asociado, alguna cosa, persona o animal. A veces un mismo número tiene asociadas 2 ó 3 cosas distintas.

La cábala onírica consiste en que si alguien sueña con algo que aparece en los terminales, es una señal de que el número asociado con lo que se soñó saldrá premiado.

Cuando se le pone dinero a algún número en especial, se dice que se hace una apuntación, y los que llevan el control sobre los números que salen, o las "tiradas", es el bolitero. A la persona que toma las apuestas, se le llama apuntador (ya que es el que apunta el número que se va a jugar).

Este juego de azar es prohibido, y por lo tanto, se juega de manera clandestina. También se acostumbra jugar a la lotería en base a lo que se soñó, usando los números de la bola.

Muchas de las bromas que se hacen en La Tremenda Corte se basan en los números y las asignaciones de estos en la bola.

Leer más »
Comments

Pototo y Filomeno: Entren, que caben tres...

Autor: Editor

En medio del jolgorio armado en una fiesta de barrio, el coro repite con insistencia “Entren, que caben cien” y Héctor Lavoe responde: “cincuenta paraos, cincuenta de pie / Oye, que caben, que caben bien”. Se trata de Timbalero, éxito salsero de 1972. Treinta años antes, los músicos y humoristas cubanos Pototo y Filomeno grabaron con el grupo Melodías del 40 el tema Carta a Mamita.

Allí Poroto en su divertido y enredado lenguaje cuenta de la muerte de su tío Sinesio, quien era tan pobre que fue velado en una casa donde sólo cabía el difunto y tres personas más, por ello para ordenar la entrada y salida al velorio, Pototo desde la puerta cantaba: “entren, que caben tres” (de tres en fondo vayan pasando).

Leer más »
Comments

Relampaguicidio (Guión del episodio de radio)

Autor: Editor

A continuación podrás leer el guión del episodio de radio Relampaguicidio , es cual se transcribió a partir del audio del programa, intentando respetar todos los diálogos y expresiones de los personajes, incluso aquellas que son improvisaciones por parte de los actores. Por lo tanto reiteramos que tomes en cuenta que esta no es una reproducción del guión original de aquella época, sino una transcripción.

Leer más »
Comments

Historia de Jueces

Fuente original: DE TOCHO (Blog)

30 Diciembre 2008

Autor: Juan Carlos Cortes

Extracto del artículo original.

Tres Patines - Tape Cassette Art
El tremendo juez escucha la declaración de Tres Patines (Episodio: Atomicidio)

Hay jueces inolvidables...

Años después de muerto, Aníbal de Mar ha sido una voz autorizadísima para hacer reir.

EL Tremendo Juez sin nombre, patrón de otro sin nombre como era el Secretario, ha sido un personaje entrañable. Cómplice involuntario de uno de los peores delincuentes de América Latina y a la vez uno de los mejores cómicos del continente, Leopoldo Fernández "Tres Patines".

El Juez sin nombre, que condenaba cada noche en Cuba al hijo de Mamita a finales de los años cincuenta se caracterizaba por esa voz engolada y elegante con un inconfundible toque costero que igual repartía multas de un peso, aplicaba condenas de 20 días o reclamaba por que no le echaran relámpagos en su Tremenda Corte.

Leer más »
Comments

Mis respetos, señor Tres Patines

Fuente original: Suplemento Ellas - La Prensa Panamá (edición online)

15 Abril 2011

Autor: Roxana Muñoz

Tres Patines - Tape Cassette Art
Figura de Tres Patines elaborada a partir de cistas de cassette.

Me quito el sombrero y me pongo una chaqueta mal abotonada, en reverencia a José Candelario Tres Patines, interpretado por Leopoldo Fernández en radio y televisión.

He sorprendido a compañeros en La Prensa doblándose de la risa cuando a las 8:00 de la noche Sertv transmite Tres Patines. Genial.

El es un bribón imposible de no adorar. Cuando no estaba preso lo andaban buscando. Su segunda casa era La Tremenda Corte y allí iba derechito ¡a la reja!

Sus víctimas no eran nada brillantes. Le vendió a Nananina un canario que resultó ser un cangrejo pintao de amarillo, y a Angelita un loro que nunca habló porque era un murciélago.

Prometió a unos alumnos enseñarles un buen inglés y les mostraba en el aula un retrato de Winston Churchill, quien ¿sí o no? era un buen inglés.

Como defensa alegaba que todo se debía a una confusión. Cuando fue fotógrafo y en los retratos la gente salía sin cabeza, él se excusó diciendo que ellos le habían pedido que las fotos no salieran caras.

Con Rudecindo se comprometió a boxear e ir a medias en las ganancias del espectáculo. Pero solo peleó hasta el quinto asalto porque a medias significaba que él peleaba cinco asaltos y Rudensindo los otros cinco.

Cada vez que se despedía de una mujer guapa la abrazaba largamente repitiendo: “Para mí ha sido una gran satisfacción” y le deseaba próspero año nuevo aunque fuera el mes de abril. Si alguien trataba de engatusarlo gritaba: “Ta’loco, ¡qué te pasa chico!”.

Leer más »
Comments

Tres Patines genios del humor para siempre

Fuente original: El Diario de la Bahía (Rep. Dominicana - Edición Online)

11 Abril 2011

Autor: Redacción

Tres Leopoldos - Tres Patines, Pucho y Polito
Los tres Leopoldos: Luego de su paso por la Tremenda Corte en radio y televisión, Leopoldo Fernández realizó otros programas manteniendo el personaje de Tres Patines. Aquí en esta imagen le vemos en el centro con sus dos hijos, Leopoldo "Pucho" a la izquierda y Leopoldo Junior "Polito" a su derecha.

La serie inició en 1942 y estuvo en el aire 19 años de manera ininterrumpida. Quizás no tuvo más larga vida por los cambios políticos que ocurrieron en la isla.

En resumen, La Tremenda Corte es el más claro ejemplo de que el buen humor no hace referencia al tiempo.

Solo basta darle un nuevo vistazo al programa para darse cuenta de su actual vigencia. La Tremenda Corte incluso sobrepasa en mucho las tendencias "modernas" de la comedia, que a veces carecen de creatividad y utilizan como recurso el morbo, y las malas palabras como un fácil recurso”. (Tomado de la biografía de La Tremenda Corte, Wikipedia).

Nada más cierto. Así, sin un solo doble sentido, sin un tono de vulgaridad, mucho menos una mala palabra, La Tremenda Corte debe ser la serie radial de más larga duración en transmisión en todo el mundo.

Leer más »
Comments

La Tremenda Corte

Fuente original: Diario La Prensa (Panamá) - edición online

21 Febrero 2003

Autor: José Miguel Samudio-Horna

José Candelario Tres Patines
José Candelario Tres Patines.

Al analizar los vaivenes de la política en Panamá, me di cuenta de que los Tres Patines sobran y los tremendos jueces escasean.

La risa y la diversión son un estilo de vida en la realización radial cubana de mitad de siglo pasado conocida como: La Tremenda Corte. Una de las formas de aliviar el espíritu, de distraer el alma cuando sufrimos, es mediante una buena carcajada. Esta lo ayudará a relajarse para ver el mundo a través de una sonrisa y a olvidar la desazón que producen las penas económicas, sociales, políticas, y del corazón.

Desde muy pequeño, y más bien inducido por la afición de mi papá, aprendí a disfrutar las morcillas hilarantes, las condenas inconcebibles y el humor delicioso que otrora fue la cúspide del humorismo radial latinoamericano. Cástor Vispo, escritor de La Tremenda Corte, es considerado, con justos méritos, el mejor humorista radial de la isla a pesar de ser español-cubano; fue el creador de una joya invaluable que cinco décadas después sigue haciendo reír a miles de personas. En una época ausente de militares, y cuando las guaracheras curvilíneas marcaban el son isleño, el ingenio del escritor cobró vida en las voces de los ya fallecidos Leopoldo Fernández (José Candelario Tres Patines), Aníbal de Mar (el tremendo juez), Mimí Cal (Luz María Nananina), Adolfo Otero (Rudecindo Caldeiro y Escobiña) y el Secretario. Los programas radiofónicos se grabaron de lunes a sábado, y a pesar de que nadie sabe cuántos perviven exactamente, y por haber tantos, siempre dejan el sabor dulce de la primera vez.

Leer más »
Comments

70 años de La Tremenda Corte

Fuente original: Diario Milenio Online

05 Febrero 2011

Autor: Eliseo Alberto

Tres Patines - Tape Cassette Art
Ilustración de José Candelario “Tres Patines”, realizada por el artista gráfico Esdras Jaimes y tomada de su perfil en Flickr.

Dicen los abuelos que podía seguirse cada capítulo de ventana en ventana, mientras caminabas por la calle.

La mulata Nananina (la actriz Mimí Cal), el gallego Rudecindo Caldeiro y Escobiña (Adolfo Otero) y el buscavidas José Candelario Tres Patines (Leopoldo Fernández) son, en México, más famosos que cualquier otro cubano —llámese Mantequilla Nápoles, Ninón Sevilla o Fidel Alejandro Castro Ruz, tres compatriotas míos que decidieron aquí, en una cantina del Centro Histórico del Distrito Federal, sus rumberos o belicosos destinos personales. No hay taxista o mesero de restaurante o enfermera o vendedor de tamales o tragafuegos o policía de tránsito que, al detectar mi acento habanero, no intente imitar las voces de esos queridos personajes, sólo conocidos por las muy frecuentes emisiones radiales de La Tremenda Corte. Siempre sentencian: ¡A la reja! Cuando digo conocidos quiero decir imaginados, pues ese es a fin de cuentas el gran atractivo de la radio: la perenne invitación a figurarse mentalmente el relato que escuchamos, sin otro apoyo que no sea la oralidad, unos pocos efectos especiales y, a veces, un tema musical de fondo. Todo lo demás es obra de cada radioescucha. De su fantasía y de su risa.

Leer más »
Comments

Cástor Vispo: La Fuerza Motriz

Fuente original: El Herald - Miami (edición impresa)

27 Noviembre 1985

Autor: George Childs - Columnista

ESTA ES UNA REPRODUCCIÓN TEXTUAL DE LA PUBLICACIÓN ORIGINAL IMPRESA (27-NOV-1985)

Cástor Vispo
Una de las pocas fotos que hay del escritor español Cástor Vispo.

El otro día, oyendo por radio el programa del padre Villaronga, escuche cuando una señora lo llamo para increpar al sacerdote porque iba a celebrar una misa por el alma de Leopoldo Fernández (Tres Patines) sin incluir a "Nananina".

Villaronga, con su amabilidad de siempre, le explico que eso era lo que le habían pedido sus familiares (los de Leopoldo), pero indico que no solamente incluiría a Nananina sino a todos los demás personajes que trabajaron con el en “La Tremenda Corte”, que ya habían fallecido.

Hasta aquí todo muy bien, pero lo que a mi me escuece es que a nadie se le haya ocurrido, en todo este proceso, mencionar a la "fuerza motriz" que creo e impulso a todos esos personajes. Y para aquellos que no lo conocieron, les diré que se trataba de un "galleguito" que respondía al nombre de Cástor Vispo.

Y esto es lo que siempre sucede con los escritores. Bob Hope, por ejemplo, tiene cuatro escritores "full-time" y otros cuatro "part-time", y lo mismo sucede con la mayoría de los cómicos que han llegado a algo en la vida.

Es mas, hasta los presidentes tienen escritores contratados para que redacten sus discursos, incluyendo al presidente Ronald Reagan.

Leer más »
Comments