Site logo

¡Bienvenido!

Este es el sitio web no-oficial acerca del legendario y popular programa de radio cubano La Tremenda Corte, en el cual se recopilan hechos, memorias, artículos y demás elementos que giran el torno al tema de Trespatines y sus cómicas travesuras, en un intento por mantener vigente las grandes figuras que rodearon a este programa.

El señor Juez y José Candelario Trespatines

El señor Juez y José Candelario Trespatines caracterizados por Aníbal de Mar y Leopoldo Fernández respectivamente.

Este programa es un claro ejemplo de como el buen humor no cambia con los años, por ello es admirable que todavía en la actualidad se siga escuchando esta comedia por la radio, e igualmente es de admirar como a pesar de su antigüedad, las fuentes de información acerca del programa (principalmente en internet) siguen apareciendo y ello es sin duda, un sinónimo de varios aspectos a destacar, como el constante interés de la gente por volver a escucharlo, la difusión masiva del programa gracias a internet y lo más importante, la calidad inigualable de su contenido humorístico.

La Tremenda Corte aún sigue siendo un ícono y un referente del viejo y a veces olvidado humor cubano. Trespatines es todo un clásico de la sociedad cubana, que utilizaba con bastante maestría el lenguaje de la calle. El programa es todo un espectáculo del juego lingüístico, ya que abarca un gran contenido de humor verbal, sin meterse en laberintos de obscenidad, y sin la menor alusión sexual u objetivación femenina. La Tremenda Corte representa al humor en su grado extremo, en estado de pureza, lo cual es algo que todavía no alcanzamos a ver en la televisión o en la propia radio.

El programa destaca precisamente por ese estilo de humor tradicional, el típico humor cubano de una etapa mucho más intelectual y muy rico en originalidad. Sus libretos eran sacados de la realidad, pues estaban basados en la vida cotidiana del cubano y ese es uno de los ingredientes mágicos que hacen que La Tremenda Corte siga aún cosechando éxitos.

El ingenioso humor de sus libretos, sumado a la chispa espontánea de los actores, junto con sus creativos juegos de palabras y las bien empalmadas versificaciones del juez al dictar sentencia, hacen de éste, un programa sumamente ameno que hasta al más malhumorado y amargado le arranca una sonrisa.

Caricatura del señor Juez y Trespatines

Reconocida caricatura del señor Juez y Trespatines, realizada por el dibujante Osvaldo Ozón León.

El humor que brota de La Tremenda Corte es impecable, espléndido y memorable porque no solo presenta personajes muy auténticos de principio a fin, sino que nunca perdió su calidad, al punto que todavía nos hace reir a carcajada llena.

Sus orígenes se remontan al teatro costumbrista cubano de las primeras décadas del siglo pasado. A pesar de que año tras año sus cientos de programas grabados aún se repiten en diferentes radioemisoras, éstos no resultan para nada aburridos.

La Tremenda Corte no sólo es un programa humorístico fuera de serie, también es toda una escuela de producción radiofónica donde la imaginación es la materia prima que transporta a los radioescuchas al escenario mismo del juzgado, en donde todo se apoya en los bien encadenados diálogos de cada uno de los personajes, las intenciones de la voz y los contadísimos efectos sonoros.

Todavía hoy en la actualidad, día tras día, y de forma incesantemente, una docena de países transmiten esos episodios grabados en la radio habanera en la década de los cincuenta.

Los contenidos sobre La Tremenda Corte que aquí se han agrupado son solo una fracción de información de la muy basta cantidad de material que ya ahora mismo circula por toda la internet y que fácilmente se puede encontrar en muchas partes. Aunque este sitio web no pretende ser una fuente directa de información, intenta al menos rescatar todo aquello que aporte un valor añadido y que procure expandir el conocimiento sobre este entretenido tema.

Como parte final de esta introducción, el siguiente es un pequeño fragmento de audio, narrado por un conocido locutor de Radio Martí, en donde se relata el sentir que aún existe sobre algunos de los personajes que dieron vida al estupendo programa La Tremenda Corte, te invitamos a escucharlo: