Pesos a ochenta centavos

Fuente original: CubaMatinal.com

10 Setiembre 2008

Autor: José Antonio Fornaris

La Tremenda Corte
Elenco original de La Tremenda Corte

La Tremenda Corte, de acuerdo con la opinión mayoritaria de los que peinan canas, incluidos especialistas del medio, ha sido el programa humorístico más popular de la historia de la radio en Cuba.

El personaje estelar era Tres Patines (Leopoldo Fernández), que siempre terminaba tras las rejas. Sus andanzas estaban llenas de "estafillas" tan peculiares y muchas veces tan contrastante con las posibilidades de alcanzar éxito en los objetivos que él planteaba a sus "víctimas", que las situaciones siempre causaban risa.

La diversión en ese programa estaba asegurada, pero "se acabó la diversión, llegó el comandante y mandó a parar".

Hubo uno de esos libretos donde Tres Patines le planteó a Rudecindo, el inefable gallego, que invirtiera en un negocio donde se iban a obtener grandes ganancias.

El asunto era comprar pesetas (monedas de 20 centavos) a quince centavos. Durante el juicio, donde que siempre era él el acusado, alegó en su defensa que el negocio en verdad era bueno, lo único malo era que a la gente no le había interesado hacer ese tipo de transacción.

Todo es problema de circunstancias. Eso que quería hacer Tres Patines, que parecía un absurdo, está más o menos ahora sucediendo en La Habana. Hay personas, pocas hasta el momento, que están dando ochenta centavos por un peso, y la gente efectúa el cambio.

Esto sucede porque los nuevos ómnibus articulados no tienen cobrador. Han sido sustituidos por una alcancía donde se debe depositar el precio del pasaje que es de cuarenta centavos. Como es difícil encontrar un comercio donde se pueden fraccionar los pesos, hay que echar el peso en la alcancía. Por lo tanto, es mejor obtener ochenta centavos por él porque de esa manera se pierden nada más que 20 centavos.

Eso piensan las personas respetuosas, otras suben al ómnibus por la puerta del medio y por las dos de atrás, y no pagan absolutamente nada.

Lo de las alcancías en los ómnibus se está convirtiendo en otra manifestación de indisciplina social, porque está sucediendo también -un diario oficialista se refirió al asunto hace pocas semanas- que algunos pasajeros depositan en las alcancías monedas sin valor en Cuba, pesos doblados y partidos a la mitad y cualquier otra cosa que sea pequeña y plana.

En los años ochenta del pasado siglo XX, también los ómnibus en la isla tuvieron alcancías. La diferencia con las actuales es que aquellas eran de factura artesanal, y las de ahora son adquiridas con los propios vehículos.

Aquello no dio ningún resultado, porque no sólo la gente echaba en las alcancías lo que se les ocurriera, sino que además, hubo chóferes procesados ante los tribunales por violentar esas vasijas y apoderarse del dinero recaudado.

Nadie sabe a ciencia cierta por qué las alcancías regresaron. Tampoco parece eso sea una preocupación que le malogre el sueño a los habaneros.

Tres Patines sí habría estado preocupado porque esta no es una época de risas.

blog comments powered by Disqus