A mamita, “la autora de mis días”

Fuente original: Diario La Gaceta (Ecuador)

30 Abril 2000

Autor: Mauricio Salazar

Tres Patines
Tres Patines

Hace unos dos años, en las páginas de acogido, este periódico gentilmente me cedió ese espacio para rendirle un merecido homenaje a "mamita", en donde se sacó a relucir las frases del ilustre cómico cubano Leopoldo Fernández, "a mamita, la autora de mis días" y fue así que, como todo hijo agradecido, le hice saber a mamita cuánto le quiero, y claro, no faltó el comentario orgulloso de "sí me has sabido querer, yo pensé que ni te acordabas de mí", a lo que yo respondí con una sonrisa de satisfacción, pero claro, y como dice la canción que se mandan en los estadios, cómo no te voy a querer, si eres para mí la vida y... tra la la la la, algo más que no me acuerdo, pero de que es así, es así y desde entonces quedé reivindicado con el cariño a mamita, desde luego sin hacer de menos el que le tienen mis dos hermanos.

Pero este tema del cariño a mamita, como se pudo apreciar, trae a colación a ese genio de la comicidad, pionero del humor en la televisión, mejor conocido como José Candelario Tres Patines, que como tengo entendido, a mediados de los años ‘60 empezó a causar revuelo, el que se extendió a través del tiempo, tanto así que luego de unas dos décadas, La Tremenda Corte continuaba en las pantallas de los canales locales, que fue cuando tuve la oportunidad de conocer el ingenioso humor del desaparecido cómico, -no sé por qué les dicen desaparecidos a los muertos, si saben que le pueden encontrar en la tumba-. Bueno, el que hasta hoy no deja de tener vigencia por su agudeza y sutil perspicacia. Cómo olvidarse de las innumerables fechorías que cometía el personaje -quien no encontraba mayor pretexto para justificar sus fechorías que el amor a su "mamita", por la que hace cualquier cosa, así sea dejar sin un "quinto" a sus ocasionales compañeros de aventuras-. Esta última frase, recogida de uno de tantos reconocimientos que se encuentran en la internet, es de lo más acertada, pues siempre nombraba a su progenitora como la única que estafaba honradamente.

Hoy en día, las nuevas generaciones difícilmente deben saber quién fue Tres Patines y con la misma dificultad pensarán acoger su humor rebuscado, fino y de frases con ingenio, espero equivocarme, sin embargo se puede "echar mano" de algunos cómicos contemporáneos que algo han heredado de este humor, sobre todo los mexicanos como Eugenio Derbez o Adal Ramones, y en nuestro medio David Reinoso. Claro que no faltan otros que tratan, pero se les va la mano con el mal gusto, sucumbiendo en el intento desesperado de ser graciosos, y es que hacer buen humor es tarea complicada, parece que más fácil es hacer llorar, aunque se ve intentos válidos no son muy duraderos. Parece que el público es cada vez más severo y disconforme, y la globalización entrega más y con mucha rapidez la información y el entretenimiento, y al cabo de poco tiempo la gente ya se la sabe todas, todas y no queda nada nuevo por mostrar.

Por todo esto, siempre son retenidos en la memoria los episodios del cómico cubano, al igual que los del recordado Cantinflas, que están dándose y dándose las vueltas por los canales de televisión como nostálgico relleno, de la misma forma que el Chavo del Ocho, que cada vez que les vemos nos volvemos a reír de sus repetidas ocurrencias, sobre todo las del genial Ramón Valdez. Bueno, nos fuimos de coles a nabos, empecé por recapitular mis sentimientos hacia mamita, y terminé enunciando la comicidad perdida. De todas formas, homenaje es homenaje, y aprovecho para saludar a mamita, a la mamita de mis guaguas y a todas las mamitas del mundo, que son "cosa más grande en la vida, chico".

blog comments powered by Disqus